Anti-escrache sobre Víctor Sada

Quién crea que únicamente por flotar a Víctor Sada se le puede ganar al Barcelona pecaría de reduccionista, pero es un factor.Y es un factor con varios matices muy interesantes dentro de ese juego psicológico que es la defensa.Presionar a cada jugador exterior es un pilar inamovible del baloncesto profesional europeo, adherirse como una pegatina, hacer escrache en cada bloqueo indirecto, directo, corte, etc… Estar muy cerca y si puede ayudar más gente para que la presión y el ruido sea mayor, pues mejor.Los pívots cada vez han de hacer más metros por el exterior, queremos que los exteriores suelten la pelota por desgaste y para que no nos quedemos desahuciados tras una canasta que vino precedida de un tiro en el que el atacante estaba solo.

Todo esto se ha convertido en una costumbre para el atacante,de vez en cuando vemos defensas alternativas, las zonas nos sacan un poco de ese hábito, pero muchas de esas zonas suelen ser activas y obligan a pasar bien y a tomar tiros sin pensar porque rápidamente llegará alguien que defenderá cerca del balón.Pero el problema viene cuando te permiten tirar, ya no te presionan, no te defienden, te flotan.Ahí cambia toda la estructura mental del jugador.Ahí estás solo, no hay argumento.

Lo que está sucediendo en esta eliminatoria Panathinaikos-Barcelona es muy entretenido tácticamente y jugoso psicológicamente. Ayer Diamantidis salió titular y cuando el entrenador de los de Atenas vió que Sada no salía titular (los verdes tenían que dar el quinteto antes) decidió dar descanso unos minutos a su estrella esperando que el base catalán saliera a jugar.

No es solo que se flote a Víctor Sada, sino quíen le flota. Diamantidis además de otras cosas, es el mejor defensor europeo de los últimos diez años, y liberado de tener que presionar, con su envergadura y dotes tácticas, en mitad de la zona es un portento cerrando “curls” de Navarro, tocando balones al poste alto, tapando penetraciones de pequeños, yendo a dos contra uno de grandes, haciendo fintas kilométricas, tocando y atrapando rebotes.Y eso, no es una “no-defensa” es un priorizar sobre otros focos de peligro, no nos engañemos.

La primera parte fue del lado de los verdes, pero Xavi Pascual tiró de un remedio parecido, el miedo y puso una zona más la no inclusión de Víctor Sada, lo que le valió remontar quince puntos y ponerse arriba de cuatro o cinco. Abrines le pegó un mate en la cara a Diamantidis, Saras Jasikevicius acertó desde el triple y el partido se puso en un puño (los tres partidos de la serie han sido a cara de perro hasta el último segundo, vivan los tópicos).El tema de flotar y colapsar la zona se transmite por ósmosis y a Marcelinho Huertas que no se le ve suelto también le están flotando, así como a Joe Ingles.

Muchos amigos del Video Blog o tuiteros me decían anoche que a Ricky Rubio se le había hecho algo parecido, mi impresión personal es que tan contínuo, tan atrás y tan en los últimos segundos, yo no lo había visto.Es cierto y ya hemos documentado que la caja y uno de Panathinaikos de hace dos años se basaba en conceptos similares.

Es cierto que el triple decisivo de Diamantidis fue un tablerazo, así como dos o tres triples del Barcelona se salieron de dentro, pero si hemos de analizar la suerte, veamos si hay más detalles que mejorar antes de confiarnos a los astros.También digno de mencionar el criterio de castigar todos los movimientos “sospechosos” de los pivots en los bloqueos frontales.Cierto es que un jugador inteligente ha de leer esa corriente dentro de un partido, pero no es nada fácil.

Y llegó el último ataque del Barcelona que fue una pintura calcada de lo que está siendo la serie, Navarro sin espacios, Sada dudando y todo el mundo al rebote.Sobre el pase del saque de fondo, Diamantidis se lo hubiera tocado a cualquiera, no seamos “sádicos”, no dramaticemos.Por otro lado, como decía el otro día César Nanclares en una buena charla de baloncesto, solemos tener el concepto de que flotar es faltar al respeto, pero no es así, es buscar las debilidades del rival con tus armas, igual que se hace con los sistemas, con las zonas, con todo.Solo es una opción.Y sobra tener que decir (pero lo digo porque este es el país de “de qué se trata que me indigno”) que Víctor Sada es un muy buen jugador con muchas virtudes pero con un defecto que esta serie están trabajando sus rivales.

Este es mi análisis en vídeo de la opción táctica del Panathinaikos.

El amor, la cercanía contra la distancia y el desapego.La familiar presión o la gélida flotada.El escrache o el anti escrache.

Nota del editor: Si te ha gustado el vídeo y puedes clickar sobre la publi en el lateral o al final de la página, se agradece, mucho. Son muchas las horas de dedicación a pulir trabajos como este.

 

Un comentario en “Anti-escrache sobre Víctor Sada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.