Ha sido una temporada magnífica con una progresión evidente de los grupos, más número de jugadores (hemos doblado el número de equipos de mini basket en competición), mucha ilusión y muy poca frustración me ha parecido sentir en esas canchas y en esos patios.Los clubes pequeños pero con potencial son sitios donde se disfruta mucho del trabajo de entrenador, y uno cuando es entrenador da igual que lo sea de niños de tercero de primaria como de profesionales, hay retos todos los días.

Este año se me ha hecho más fácil porque el grupo de compañeros entrenadores, con Juan Pablo Márquez a la cabeza, han ocupado los espacios que yo a veces no he sabido o no he podido llegar.Y no es modestia, son realidades que uno vive y que agradece que haya quienes sin decir ni palabra estén cerca.

Este vídeo no tiene mates, no tiene tácticas rompedoras, no tiene polémicas arbitrales de ligas profesionales, tiene mucho más.Tiene a nuestros chicos y chicas entrenando duro por el deporte que están empezando a amar.Y eso es precioso.

Imagen1